barra

domingo, 28 de agosto de 2016

NOÉ Y DIOS


Noé amaba mucho a Dios. Un día, Dios le pidió que construyera un arca y metiera en ella a su familia y a los animales. Iba a llover mucho, y toda la tierra se inundaría. Noé así lo hizo. Cuando dejó de llover, Noé, su familia y los animales salieron. Noé dio gracias a Dios por salvarlos. 

Religión Católica 1º de primaria. Pág 18. Aprender es crecer en conexión. Anaya.

sábado, 27 de agosto de 2016

MOISÉS Y LA TIENDA DEL ENCUENTRO



Moisés era un israelita muy amigo de Dios. Ayudó al pueblo de Israel mientras vivió en el desierto. Cuando los israelitas acampaban, montaban una tienda para rezar a Dios: La Tienda del Encuentro. Siempre que Moisés se dirigía a la Tienda del Encuentro, todos los israelitas se ponían de pie. Mientras Moisés hablaba con Dios en la Tienda del Encuentro, los israelitas se arrodillaban y rezaban a Dios.


El pueblo de Israel vivió en el desierto durante cuarenta años. Un día, se les acabó la comida y pidieron ayuda a Dios. A la mañana siguiente se encontraron todo cubierto de semillas blancas y dulces, que los israelitas llamaron maná. Entonces, Moisés dijo: “Es el pan que el Señor os da de comer” (Éxodo 16, 20).




Religión Católica 2º de primaria. Páginas 40 y 41. Aprender es crecer en conexión. Anaya.

viernes, 26 de agosto de 2016

ESTHER














Fuente: Historias maravillosas de la Biblia. Editorial: Everest.

jueves, 25 de agosto de 2016

miércoles, 24 de agosto de 2016

SIMEÓN. LA PRESENTACIÓN DE JESÚS EN EL TEMPLO



En el país de Jesús, los padres llevaban a su primer hijo recién nacido al Templo de Jerusalén para ofrecerlo a Dios. Cuando el Niño Jesús tenía ocho días, la Virgen María y José lo llevaron al Templo. Allí ofrecieron a Jesús a su Padre Dios y entregaron dos palomas para darle gracias por su nacimiento. 


Religión Católica 1º de primaria. Pág 86. Aprender es crecer en conexión. Anaya.

martes, 23 de agosto de 2016

JACOB Y LA ESCALERA DE DIOS. Génesis 25-33



Jacob fue un patriarca del pueblo de Israel. Su vida se narra en el libro del Génesis.

En la Biblia, los sueños se interpretan como revelaciones de Dios. Este relato nos cuenta que Dios habló a Jacob en sueños y le reveló cómo podía encontrarse con Él.

Jacob nació en Canaán. Era hijo del patriarca Isaac y tenía un hermano mellizo llamado Esaú. Este fue el que primero nació de los dos. Cuando Isaac era anciano y se quedó ciego, consideró que era el momento de nombrar sucesor a su hijo mayor.  Pero Jacob engañó a su padre y se hizo pasar por Esaú para que lo bendijera y, así, lo nombrara su sucesor. Cuando Esaú se enteró del engaño de su hermano pequeño, se enfureció tanto que Jacob tuvo que huir de Canaán. Durante la huida, una noche Jacob durmió con la cabeza apoyada sobre una piedra y tuvo un sueño especial. Soñó con una escalera que llegaba desde la tierra hasta el cielo. Dios estaba al final de la escalera y los ángeles subían y bajaban por ella. En este sueño, Dios le dijo:- Yo soy el Dios de Abrahán, tu abuelo, y de Isaac, tu padre. Yo estoy contigo, te protegeré y te daré esta tierra en la que descansas. Al despertar, Jacob comprendió que aquel lugar era sagrado. Jacob también entendió que la escalera era el camino que debía seguir para llegar a Dios, y prometió servirle. Luego, continuó su viaje. Algunos años después volvió a Canaán y se reconcilió con su hermano Esaú.



¿Qué nos enseña la Biblia?

Este relato nos enseña cómo encontrarnos con Dios y estar más cerca de Él: visitando los lugares sagrados y practicando los mandamientos y los buenos comportamientos, como la reconciliación.






La escalera representa el camino de la tierra al cielo.

Los peldaños significan las virtudes necesarias para llegar a vivir con Dios en el cielo.

Los ángeles simbolizan la ayuda que Dios envía para llegar a Él.

Las nubes representan la puerta del cielo.

La piedra donde duerme Jacob representa un lugar sagrado para encontrarse con Dios, es decir, la casa de Dios.


Religión Católica 5º. Aprender es crecer. Anaya.

lunes, 22 de agosto de 2016

LA BIBLIA Y LOS VALORES



La Biblia es el libro sagrado de los cristianos porque ha sido escrito bajo la inspiración de Dios. Por ello, la Biblia es la Palabra de Dios. También contiene una gran cantidad de valores y enseñanzas religiosas para las personas de todos los tiempos y lugares.

Los personajes, los acontecimientos y las enseñanzas de la Biblia muestran los valores que debemos practicar los cristianos para amar a Dios, al prójimo y a uno mismo. Algunos valores ejemplares que encontramos en la Biblia son:


-          El respeto: “Quien desprecia a su prójimo peca, dichoso quien se apiada del pobre” (Proverbios 14, 21).


-          El amor: “Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros como yo os he amado” (Evangelio de San Juan 13, 34).


-          Hacer el bien: “Querido amigo, no imites lo malo, sino lo bueno; quien hace el bien es de Dios, quien hace el mal, no ha visto a Dios” (Tercera Carta de Juan 11).


-          La solidaridad: “Todo lo que queráis que haga la gente con vosotros hacedlo vosotros con ella” (Evangelio de San Mateo 7, 12).



La Biblia está formada por 73 libros religiosos, escritos por diferentes autores que vivieron en épocas distintas de la antigüedad. Narra la Historia de la Salvación. Sus libros se agrupan en dos partes:


- Antiguo Testamento; Formado por 46 libros, que narran la historia del pueblo de Israel y el anuncio de los profetas de la venida de Jesucristo, el Mesías Salvador prometido por Dios.


- Nuevo Testamento: Formado por 27 libros, que narran la vida, la muerte y la resurrección de Jesús y el nacimiento de la Iglesia.

 Religión Católica 5º. Aprender es crecer. Anaya.

domingo, 21 de agosto de 2016

LAS PRIMERAS COMUNIDADES CRISTIANAS. (Hch 6, 15)


Cuando se formaron las primeras comunidades cristianas, los apóstoles realizaban muchas tareas: bautizaban, predicaban y organizaban las ayudas a los más pobres. Pedro, como responsable de la Iglesia, coordinaba y visitaba las comunidades.
En la comunidad de Jafa había una cristiana ejemplar llamada Tabita, que enfermó y murió. Entonces, llamaron a Pedro. Cuando Pedro llegó, rezó por ella y la resucitó. Al ver este milagro, muchos creyeron en Jesucristo.
En la ciudad de Cesarea, Pedro bautizó al centurión romano Cornelio y a su familia. Algunos discípulos criticaron a Pedro porque pensaban que solo los judíos podían bautizarse. Pedro les explicó que Dios acepta a todo el que lo ama.
Cada día se bautizaban más personas, y eran tantos los necesitados que pedían ayuda que los apóstoles no podían atender a todos. Por allí, decidieron dedicarse solo a predicar y convocaron una asamblea.
En la asamblea, los apóstoles eligieron a siete diáconos para que se encargaran de atender a los pobres. Esteban fue uno de los diáconos elegidos. Murió apedreado por defender su fe cristiana. Fue el primer mártir cristiano.






Religión Católica 5º de primaria. Páginas 76 y 77. Aprender es crecer. Anaya.