barra

viernes, 21 de abril de 2017

COLOR ESPERANZA

LA ALEGRÍA DE LA RESURRECCIÓN DE JESÚS LLENA EL MUNDO DE OPTIMISMO Y ESPERANZA.




jueves, 20 de abril de 2017

JESÚS SE APARECE A ...

MARÍA MAGDALENA
Fue discípula de Jesús y estuvo a los pies de la cruz. Ella fue la primera que vio a Jesús resucitado.



 
LOS DISCÍPULOS DE EMAÚS
Jesús también se apareció a dos discípulos que volvían a Emaús después de celebrar la Pascua en Jerusalén.













 LOS APÓSTOLES
En varias ocasiones, Jesús resucitado se apareció a sus apóstoles para pedirles que anunciaran su mensaje de salvación por el mundo.

SE ENCIENDE EL MUNDO. Himno solidario



CON LA ALEGRÍA DE LA RESURRECIÓN, 
SE ENCIENDE EL MUNDO;
EL PLANETA TIERRA LATE LLENO DE VIDA.

Jesús, camino, verdad y vida.

"Yo soy el camino, la verdad y la vida"

                                                                     Jn 14, 6


Valores propios del Reino de Dios

LOVE      PEACE         HELP          GENERORITY           HUMILITY

PEACEFUL (Pacífico)     HELPFUL (Caritativo)

miércoles, 19 de abril de 2017

LOS PRIMEROS CRISTIANOS EN IMÁGENES




Fuente: Hola Jesús, aprende y sonríe. Religión Católica. Educación Infantil. Editorial Sm. PPC.

ACLARÓ

Canción: Aclaró.
Fernando Leiva.



martes, 18 de abril de 2017

IGLESIA, EUCARISTÍA. IMÁGENES













LAS PRIMERAS FAMILIAS CRISTIANAS



Los primeros cristianos vivían en grupos pequeños como una buena familia. Compartían lo que tenían y se reunían para rezar. También celebraban la presencia de Jesús en medio de ellos, escuchaban su Palabra y lo recibían en el pan y el vino. 

Religión Católica 1º de primaria. Pág 70. Aprender es crecer en conexión. Anaya.

SAN PABLO EXPLICA LA IGLESIA



San Pablo fue un discípulo de Jesús. Viajó por muchos países enseñando su mensaje. Un día, explicó cómo era la iglesia comparándola con el cuerpo humano, y dijo:


Religión Católica 2º de primaria. Pág 70. Aprender es crecer en conexión. Anaya.

JESÚS SE MANIFIESTA A ORILLAS DEL LAGO

Juan 21, 1-17

21 Poco tiempo después, Jesús se apareció a los discípulos a la orilla del lago de Tiberias. Esto fue lo que sucedió: Estaban juntos Simón Pedro, Tomás el Gemelo, Natanael, que era del pueblo de Caná de Galilea, Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, y otros dos discípulos de Jesús. Pedro les dijo:
—Voy a pescar.
—Nosotros vamos contigo —dijeron ellos.
Todos subieron a una barca y se fueron a pescar. Pero esa noche no pudieron pescar nada. En la madrugada, Jesús estaba de pie a la orilla del lago, pero los discípulos no sabían que era él. Jesús les preguntó:
—Amigos, ¿pescaron algo?
—No —respondieron ellos.
Jesús les dijo:
—Echen la red por el lado derecho de la barca, y pescarán algo.
Los discípulos obedecieron, y después no podían sacar la red del agua, pues eran muchos los pescados.
Entonces el discípulo favorito de Jesús le dijo a Pedro: «¡Es el Señor Jesús!»
Cuando Simón Pedro oyó que se trataba del Señor, se puso la ropa que se había quitado para trabajar, y se tiró al agua. Los otros discípulos llegaron a la orilla en la barca, arrastrando la red llena de pescados, pues estaban como a cien metros de la playa.



Cuando llegaron a tierra firme, vieron una fogata, con un pescado encima, y pan. 10 Jesús les dijo: «Traigan algunos de los pescados que acaban de sacar.»
11 Simón Pedro subió a la barca y arrastró la red hasta la playa. Estaba repleta, pues tenía ciento cincuenta y tres pescados grandes. A pesar de tantos pescados, la red no se rompió.
12 Jesús les dijo: «Vengan a desayunar».
Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle quién era; ¡bien sabían que era el Señor Jesús! 13 Jesús se acercó, tomó el pan y se lo dio a ellos, y también les dio el pescado.
14 Ésa era la tercera vez que Jesús se aparecía a sus discípulos después de haber resucitado.

Jesús y Pedro

15 Cuando terminaron de desayunar, Jesús le preguntó a Pedro:
—Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?
Él le respondió:
—Sí, Señor. Tú sabes que te quiero.
Jesús le dijo:
—Entonces cuida de mis seguidores, pues son como corderos.
16 Jesús volvió a preguntarle:
—Simón, hijo de Juan, ¿me amas?
Pedro le contestó:
—Sí, Señor. Tú sabes que te quiero.
Jesús le dijo:
—Entonces cuida de mis seguidores, pues son como ovejas.
17 Por tercera vez le dijo:
—Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?
Pedro se puso muy triste de que tres veces le había preguntado si lo quería. Entonces le contestó:
—Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero.
Jesús le dijo:
—Cuida de mis ovejas.

lunes, 17 de abril de 2017

EN EL CAMINO DE EMAÚS

Lucas 24, 13-35


13 Dos de los discípulos se dirigían aquel mismo día a un pueblo llamado Emaús, a unos once kilómetros de Jerusalén. 14 Iban hablando de todo lo que había pasado. 15 Mientras conversaban y discutían, Jesús mismo se les acercó y se puso a caminar a su lado. 16 Pero, aunque le veían, algo les impedía reconocerle.h 17 Jesús les preguntó:
–¿De qué venís hablando por el camino?
Se detuvieron tristes, 18 y uno de ellos llamado Cleofás contestó:
–Seguramente tú eres el único que, habiendo estado en Jerusalén, no sabe lo que allí ha sucedido estos días.
19 Les preguntó:
–¿Qué ha sucedido?
Le dijeron:
–Lo de Jesús de Nazaret, que era un profeta poderoso en hechos y palabras delante de Dios y de todo el pueblo. 20 Los jefes de los sacerdotes y nuestras autoridades lo entregaron para que lo condenaran a muerte y lo crucificaran. 21 Nosotros teníamos la esperanza de que él fuese el libertador de la nación de Israel, pero ya han pasado tres días desde entonces. 22 Sin embargo, algunas de las mujeres que están con nosotros nos han asustado, pues fueron de madrugada al sepulcro 23 y no encontraron el cuerpo; y volvieron a casa contando que unos ángeles se les habían aparecido y les habían dicho que Jesús está vivo. 24 Algunos de nuestros compañeros fueron después al sepulcro y lo encontraron todo como las mujeres habían dicho, pero no vieron a Jesús.
25 Jesús les dijo entonces:
–¡Qué faltos de comprensión sois y cuánto os cuesta creer todo lo que dijeron los profetas! 26 ¿Acaso no tenía que sufrir el Mesías estas cosas antes de ser glorificado?l
27 Luego se puso a explicarles todos los pasajes de las Escrituras que hablaban de él, comenzando por los libros de Moisés y siguiendo por todos los libros de los profetas.m
28 Al llegar al pueblo adonde se dirigían, Jesús hizo como si fuera a seguir adelante; 29 pero ellos le obligaron a quedarse, diciendo:
–Quédate con nosotros, porque ya es tarde y se está haciendo de noche.
Entró, pues, Jesús, y se quedó con ellos. 30 Cuando estaban sentados a la mesa, tomó en sus manos el pan, y habiendo dado gracias a Dios, lo partió y se lo dio. 31 En ese momento se les abrieron los ojos y reconocieron a Jesús; pero él desapareció. 32 Se dijeron el uno al otro:
–¿No es cierto que el corazón nos ardía en el pecho mientras nos venía hablando por el camino y nos explicaba las Escrituras?
33 Sin esperar a más, se pusieron en camino y regresaron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los once apóstoles y a los que estaban con ellos. 34 Estos les dijeron:
–Verdaderamente ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón.
35 Entonces ellos contaron lo que les había pasado en el camino, y cómo reconocieron a Jesús al partir el pan.